¿Por qué elegir una fachada ventilada de fibrocemento?

¿Por qué elegir una fachada ventilada de fibrocemento?

Una forma de mejorar la eficiencia energética de una casa es mediante una fachada ventilada. Conoce las ventajas de que sea de fibrocemento.

Actualmente en España, más de la mitad de los edificios están construidos sin el aislamiento térmico necesario o presentan excesivos puentes térmicos, con el consiguiente excesivo derroche energético. Uno de los mejores y más eficientes sistemas de cerramiento exterior que existen, en términos de ahorro energético, es la fachada ventilada. Se puede utilizar tanto en obra nueva como en rehabilitación y con este sistema se consigue una reducción importante del consumo energético, y en consecuencia de emisiones de CO2, suponiendo un ahorro notable en las facturas de calefacción o aire acondicionado. Veamos qué es una fachada ventilada, cómo funciona y por qué es interesante que sea de fibrocemento.

La fachada ventilada es un revestimiento exterior permeable fijado mediante un sistema de anclaje a un cerramiento interior, de modo que genera una cámara intermedia por la que circula el aire libremente y en la que también se incorpora una capa de aislamiento térmico, normalmente adosada al cerramiento interior. Las juntas entre sus placas son abiertas permitiendo el flujo de aire y las dilataciones de los materiales.

¿Por qué elegir una fachada ventilada de fibrocemento?

En verano el sol incide sobre el revestimiento exterior calentando el aire interior de la cámara, el cual asciende por convección (efecto chimenea) y ese espacio vacío lo ocupa, en su lugar, nuevo aire fresco. Con ello se evita la acumulación de calor en la fachada y se mantiene el ambiente interior más fresco.

¿Por qué elegir una fachada ventilada de fibrocemento?

En verano el sol incide sobre el revestimiento exterior calentando el aire interior de la cámara, el cual asciende por convección (efecto chimenea) y ese espacio vacío lo ocupa, en su lugar, nuevo aire fresco. Con ello se evita la acumulación de calor en la fachada y se mantiene el ambiente interior más fresco.

¿Por qué elegir una fachada ventilada de fibrocemento?

El revestimiento exterior admite una gran cantidad de materiales, generalmente de acabados duraderos y de gran calidad, que exigen un escaso mantenimiento posterior. Entre los materiales más habituales se encuentran las placas cerámicas, de piedra natural y de madera, los tableros compactos y los contrachapados fenólicos. Su gama de precios es muy amplia, pero uno de los que ofrece una mejor relación prestaciones-precio son las placas de fibrocemento.

El fibrocemento es el resultado de una mezcla de cemento, arena, aditivos minerales y fibras (orgánicas, minerales o sintéticas). Abandonado el uso del asbesto o del amianto como fibras de refuerzo por los problemas de salud que provocaba, actualmente se utilizan fibras de celulosa, de vidrio o vinílicas sintéticas. Su uso se inició a principios del siglo XX y, a diferencia de España, en el resto de Europa se utiliza ampliamente como material para fachadas por sus grandes ventajas constructivas. Veamos a continuación algunas de las más interesantes.

Gran resistencia y durabilidad

Gran resistencia y durabilidad

Son idóneas en todo tipo de climas adversos: soportan perfectamente el hielo y el deshielo, el sol, el calor, el agua y la humedad. Resisten la podredumbre, la oxidación y el ataque de hongos, insectos y bacterias. Todo ello proporciona una larga vida útil al revestimiento con un mínimo mantenimiento, por lo que las placas de fibrocemento son consideradas elementos de construcción sostenible.

Manejabilidad

Manejabilidad

Su bajo peso hace que el transporte, el manejo y la colocación en obra sea muy fácil. Además, este material se puede cortar, perforar, clavar, atornillar, pegar y lijar con herramientas sencillas y corrientes, lo cual reduce los costes y tiempos de ejecución con respecto a otros materiales.

Versatilidad

Versatilidad

Las placas de fibrocemento se fabrican en cualquier formato y color. Se pueden incorporar tintes en su fabricación, obteniendo así placas de colores uniformes que se mantienen inalterables en el tiempo. Asimismo se pueden texturizar, por lo que están disponibles en una gran variedad de acabados, desde lisos a rugosos hasta imitaciones de texturas naturales.

Mejora del confort

Mejora del confort

El fibrocemento presenta muy buen comportamiento acústico e higrotérmico (sensación de confort térmico), acorde con las exigencias de salubridad en cuanto a higiene, salud y protección del medio ambiente. Se trata de un material impermeable, incombustible y buen aislante térmico y acústico. No genera humos ni gases tóxicos.

¿Por qué elegir una fachada ventilada de fibrocemento?

Por último, pero no por ello menos importante, cabe destacar su uso en actuaciones de rehabilitación térmica de fachadas existentes que cuentan con un aislamiento deficiente. Con este material, es posible realizar sobre el antiguo cerramiento una nueva envolvente exterior que genere una fachada ventilada, mejorando notablemente la eficiencia energética de la vivienda.

Asimismo también destaca su uso en la ampliación de viviendas, donde el nuevo cerramiento se puede aplicar tanto a la nueva obra como a la existente, lo que proporciona un aspecto unitario a todo el proyecto.

Con este tipo de actuaciones se consigue revalorizar una vivienda o inmueble muy por encima del valor real del coste de ejecución, incrementando así el patrimonio personal a la vez que se obtiene un notable ahorro en el consumo energético. Una fachada ventilada de fibrocemento es por tanto una de las mejores opciones que existen a la hora de optimizar un cerramiento.

https://www.houzz.es